Carrito: $ 0.00

Prevención y tratamiento del pie de atleta

 

A cualquier corredor le gusta ser reconocido como un atleta, más por por tener pie de atleta, que es una infección micótica producita por hongos, que lleva ese nombre por ser un problema que desarrollan a menudo los deportistas.

Este hongo suele contagiarse más frecuentemente en espacios donde concurren los atletas como duchas públicas, vestuarios, alrededor de las piscinas.

El pie de atleta suele también manifestarse, además del contagio, cuando hay falta de higiene en los pies o cuando son mal secados.

El pie de atleta suele hacer que la piel se vuelva frágil y quebradiza en las zonas de pliegues de los pies o entre los dedos; esa piel se torna blanquecina y desprende mal olor.

Prevención del pie de atleta

Si quieres evitar que el pie de atleta te acompañe a tus carreras, te recomendmos lavar tus pies todos los días con agua y jabón (este proceso también puede hacerse con grasa de ácido salicílico); posteriormente secarlos adecuadamente  poniendo especial atención en las zonas más inaccesibles, entre los dedos.

Como corredor o deportista, deberás utilizar calzado con ventilación suficiente y con materiales que permitan la absorción del sudor y, en caso de hacer uso frecuente de albercas o vestidores, utilizar calzado adecuado como chanclas.

Renovar los calcetines regularmente y un calzado siempre transpirable también son las claves para prevenir el pie de atleta.

Tratamiento del pie de atleta

Deberá ser siempre bajo prescripción médica si uno quiere recuperarse al 100 por ciento y generalmente mediante el uso de antimocóticos; si se sigue el tratamiento adecuadamente, suele haber completa recuperación de una a dos semanas.

 


 

 

dEJA UN COMENTARIO