Carrito: $ 0.00

¿Por qué es importante calentar antes de correr o entrenar?

 

Muchos runners, tanto novatos como expertos, suelen realizar sus rutinas de entrenamiento o comienzan a correr sin un calentamiento previo, sin embargo, no están conscientes de los riesgos que esto implica para su salud.

Cuando no calentamos adecuadamente antes de correr o entrenar somos más propensos a sufrir lesiones como esguinces, desgarros, torceduras e incluso fracturas; pero eso es sólo el inicio, el cuerpo requiere también adaptarse a el cambio de exigencia física que conlleva la actividad física como la respiración, el flujo sanguíneo, el aumento de latidos del corazón, entre otros.

¿En qué consiste un buen calentamiento?

Recuerda que el calentamiento debe ser de intensidad leve a moderada y deberá durar entre 5 y 15 minutos, siempre de manera progresiva.

También deber recordar que al calentar debes controlar la frecuencia cardiaca, la cual si bien debe ir aumentando, no debe llegar al umbral del agotamiento. Lo ideal al correr o entrenar, siempre considerando la edad, peso y estado de salud, es mantenerla entre 120 y 160 pulsaciones por minuto, por lo que al calentar debemos mantenerla por debajo de ese parámetro.

Utiliza el sentido común al correr o entrenar, conoce tu cuerpo, sus alcances y limitaciones, a fin de no lesionarte.

Aquí algunos consejos.

  • Estiramientos dinámicos

Antes de correr o entrenar es importante realizar algunos estiramientos dinámicos, los cuales servirán para que los músculos se preparen de manera gradual a la exigencia de la actividad física.

La diferencia entre estiramientos dinámicos y estáticos, es que los primeros se deben realizar entre 8 y 10 repeticiones, lo ideal para poner al cuerpo en marcha.

  • Estiramientos balísticos

Es decir, que conllevan rebotes al final de los movimientos, técnica ideal para alistar las piernas y pies para correr y que permitirá prevenir lesiones.

  • Elevar la temperatura del cuerpo

Es necesario elevar la temperatura del cuerpo, por lo cual se debe mover en intensidades ascendentes a fin de alistarlo para el mejor flujo de sangre a través de él.

Lo ideal es calentar de manera moderada hasta empezar a sudar, lo cual sería el principal indicador, pero cuidando no llegar al umbral del agotamiento.

  • Imitar el entrenamiento

Es decir, si correrás cierta distancia, empezar realizando caminata rápida o trote con distancias cortas (entre 50 y 100 metros), con incremento de la exigencia.

Si harás levantamientos, iniciar con poco peso e ir aumentando la intensidad gradualmente; esto alista los músculos a la exigencia posterior.

Recuerda, no hay prisa, calienta adecuadamente y el tiempo suficiente para que tu cuerpo esté listo.


 

 

dEJA UN COMENTARIO