Carrito: $ 0.00

¿Correr y no cansarse?, claro que se puede, 10 consejos

 

Además de convencer a nuestro cuerpo de levantarse de la cama para ir a correr, el cansancio es quizá una de las barreras más difíciles de superar para los corredores.

Quizá hasta podríamos decir que es el verdadero rival a vencer, ya sea en el entrenamiento o una competencia; es ese enemigo que cuando terminas una carrera de 5k, 10k, 21, o una maratón; aún cuando llegues en último lugar, sabes que has vencido y te sabe a medalla de oro.

El cansancio suele manifestarse con calambres y mareos; sin embargo, existen algunos trucos o consejos para correr sin experimentar cansancio repentino, desde calentar correctamente hasta adoptar algunos hábitos en tu vida diaria.

10 consejos para correr sin cansarte

Acorta tu zancada

Dar más pasos por minuto (180, el número ideal) reduciendo su extensión puede contribuir a correr más eficazmente. De este modo, se guarda la energía que se gastaría intentado cubrir más terreno con cada paso.

Relaja los brazos

Tensar los hombros y doblar demasiado los codos demandará de un mayor esfuerzo. La técnica es fundamental: cuidar su oscilación y el desplazamiento, y mantener una flexión a la altura del codo hasta formar un ángulo lo más cercano a los 90 grados.

Cuida tu mirada e inclinación

Mantener la vista fija en un objetivo frontal y no hacia los costados puede hacer que la distancia a recorrer se sienta más corta y más fácil, promueve una sensación de cercanía con la meta impuesta.

La inclinación del cuerpo debe ser desde los tobillos, no desde la cadera, lo que facilita la ayuda de la gravedad, disminuyendo la carga de trabajo en las piernas.

Consumir carbohidratos

Se recomienda una comida densa en carbohidratos, como pan de salvado y queso crema o fruta y yogur, dos a cuatro horas antes de correr, a fin de tener almacenada suficiente glucosa en el cuerpo que le brinde energía.

Usar el calzado correcto

Los tenis o zapatillas, la herramienta esencial del corredor, tienen que ser cómodas, con varios kilómetros de uso para que estén amoldadas al pie al momento de realizar la actividad, aunque sin sobrepasar su período de utilidad, principalmente reflejado en la suela.

Vestirse con ropa cómoda y adecuada

Al igual que sucede con el calzado, la ropa deportiva que utilices para correr debe ser confortable y brindar una buena ventilación a tu cuerpo. Debe ser cómoda y acorde a la temperatura ambiente y época del año en que se realice la actividad.

Divide la distancia

En los entrenamientos se deben separar las distancias en partes equitativas; con el tiempo, la extensión de los recorridos puede aumentar de forma gradual.

Por ejemplo, puedes dividir una carrera de 10k en tres periodos de 3, 4, y 3 kilómetros, con descansos programados entre estos.

Hidrátate

La hidratación antes, durante y después de la actividad física es fundamental para evitar los efectos dañinos de la deshidratación en el organismo: sed, incoordinación de movimiento, mareos, entre los de menor gravedad.

Normalmente se sugiere consumir agua hasta veinte minutos antes de iniciar la carrera, luego cada veinte minutos de actividad continua ingerir algunos sorbos y finalmente pasados los 40 a 60 minutos de actividad acompañar la hidratación con bebidas deportivas para reponer sales, hidratos de carbono y minerales.

Correr en compañía

Elegir a un rival permite correr más rápido sin darse cuenta; pero no sólo se debe confrontar, ya que correr en pareja o sumarse a un grupo distrae y evita pensar en la fatiga.

Descanso y recuperación

Para el antes de una carrera, procurar cumplir con las ocho horas diarias de sueño, en tanto, para el después, los músculos requerirán su tiempo para regenerarse.

Con información de infobae.com
Consulta más aquí


 

 

dEJA UN COMENTARIO