Carrito: $ 0.00

5 cosas que hacemos mal al empezar a hacer ejercicio

 

¿Lo intentaste, pero te cuesta hacer ejercicio?, no nos referimos al precio de tus tenis, la ropa deportiva o el gimnasio, sino a realmente se de dificulta hacer cambios para empezar a hacer alguna actividad física dentro de tu rutina y estilo de vida.

Para muchos podría parecer normal salir a correr o ir al gimnasio, pero hay quienes en verdad ven el ejercicio como una actividad que difícilmente encaja en sus hábitos.

Mucho tiene que ver con la falta de conocimiento sobre qué tipo de ejercicio realizar y el cómo realizarlo. Cuántos no conoces que van la primer semana al gimnasio a la clase de kick-boxing, pero no pueden seguirle el ritmo al instructor, nadie les dice cómo y terminan frustrándose y dejando la actividad, aún cuando pagaron todo el año.

Si ya has decidido que el ejercicio formará parte de tu estilo de vida primero debes convencerte de ser constante e informarte, especialmente de qué es lo que no hay que hacer al hacer ejercicio.

Aquí te decimos 5 cosas que hacemos mal cuando nos proponemos hacer ejercicio:

1.-No nos planteamos metas realistas

¡Correré cinco, no, los siete días de la semana!

Muchos piensan de esta manera al inicio, piensan que sólo es decidirlo, ponerse los tenis y correr, y en parte tienen razón, nada mejor que la actitud, pero hay que considerar si uno tiene tiempo, que actividades dejará uno de realizar o cuánto tiempo deberá uno despertar más temprano para poder salir a llenar su cuerpo de salud.

De otra manera, uno comienza a poner excusas para justificar falta de tiempo, "se me pegaron las sábanas", "tengo que bañar al perro"; dejando el ejercicio para después

Sobre todo es frustrante cuando la noche anterior uno dice "mañana ahora sí salimos a correr 5 kilómetros", pero no lo hace.

Peró ¿qué hicimos mal?, fácil, hicimos una meta muy grande; lo que no significa que debamos pensar que somos mediocres, sino realistas.

Plantéate metas alcanzables y a tu ritmo.

2.- No nos comprometemos

Los resultados que buscas toman tiempo, muchas veces más tiempo del que teníamos contemplado al inicio, sin embargo nos falta paciencia, nos aburrimos, nos deseperamos, nos comparamos y terminamos tirando la toalla.

La meta que buscamos necesita el tiempo, el esfuerzo y el ritmo que podamos mantener, pero lo más importante, el compromiso que tengamos con nosotros para estar saludables y en forma.

3.- Pensamos en la meta y olvidamos el método

Generalmente primero nos marcamos un objetivo como, "haré ejercicio para bajar 4 kilos de peso", pero el problema es que ese es el destino a dónde queremos llegar y aún no hemos definido el cómo.

"Un objetivo te da el qué, pero un Sistema te da el cómo, te dicta el proceso"

Es inútil tener la mejor serie de Zumba en DVD o descargar la nueva aplicación deportiva, si simplemente no logras ser constante y no sabes por qué o qué hacer para no fallar.

Un Sistema te ayuda a saber qué hacer cuando los problemas y obstáculos aparecen.

4.- Nos falta claridad en el qué (cuál es tu motivación)

Cuando tienes claro qué es lo que quieres y sobretodo por qué lo quieres, la decisión de hacer ejercicio cada día se vuelve más fácil.

Cuando pensamos en el motivo para hacer ejercicio, el primer pensamiento que nos viene a la mente es “para ser más saludable”; aunque se escuche muy bonito, este no necesariamente es tu verdadero motivo.

Reconoce cuál es tu verdadera motivación: reconocimiento, placer, seguridad, pertenencia o vanidad.

Pregúntante ¿Quiero hacer ejercicio porque…? Solo así te enamorarás del proceso.

5.- No entrenamos la mente

Si bien el cuerpo es el que trabaja, la mente influye en el proceso de hacer ejercicio.

Para que el cuerpo haga ejercicio primero tenemos que convencer a la mente.

Muchas veces, quién pone obstáculos para hacer ejercicios es la mente, por lo que es importante incluirla en nuestro entrenamiento

¡Es momento de tomar acción!

Con información de Habitualmente
Conoce más aquí


 

 

dEJA UN COMENTARIO